Vivir en Finlandia

Asukkaan oikeudet ja velvollisuudet
theme icon

Derechos y obligaciones como residente de una vivienda

En esta página se recogen los derechos y las obligaciones más importantes como residente de una vivienda en Finlandia.

Tiene usted la obligación:

  • De seguir las normas de los estatutos de la comunidad de vecinos, si vive en un edificio de varias plantas o en una casa adosada. En los estatutos de la comunidad de vecinos, por ejemplo, se suele indicar a partir de qué hora se debe mantener silencio. También suelen contener indicaciones sobre el uso de los elementos comunes. Generalmente, los estatutos de una comunidad de vecinos de los edificios de varias plantas suelen encontrarse en las escaleras, cerca de la puerta de entrada al edificio.
  • De asegurarse de que sus invitados también cumplan las normas de los estatutos de la comunidad de vecinos.
  • De utilizar su vivienda solamente para los fines previstos. Si su vivienda está destinada a uso como vivienda, no puede vivir en otro lado y utilizarla como local comercial.

Tiene usted derecho:

  • A llevar una vida normal en su casa. La comunidad de vecinos no puede imponer unos estatutos que contradigan la ley o limiten en exceso la vida normal.
  • A la tranquilidad en el hogar. Sus vecinos no pueden disturbar la paz del hogar, por ejemplo, con ruidos fuertes por la noche. Si sus vecinos incumplen las normas de los estatutos de la comunidad de vecinos gravemente y con frecuencia, hable primero con ellos. Si no consigue resolver así el problema, hable con el administrador de la finca o con su arrendador. La paz del hogar significa también que, en principio, tiene usted derecho a decidir quién puede acudir a su casa.

Derechos y obligaciones como inquilino

Tiene usted la obligación:

  • De pagar su alquiler con puntualidad. El importe se encuentra en el contrato de alquiler. El arrendador puede subir el alquiler conforme a lo acordado en el contrato de alquiler.
  • De velar por que la vivienda que alquila se mantenga en buen estado.
  • De cumplir las condiciones del contrato de alquiler. Por ejemplo, si el contrato de alquiler prohíbe fumar en la vivienda, no podrá fumar en casa. Si el contrato de alquiler obliga a tomar un seguro de hogar, deberá tomar un seguro de hogar. De todos modos, siempre conviene tomar un seguro de hogar aunque el contrato de alquiler no lo requiera.
  • De pedir permiso al arrendador para hacer modificaciones en la vivienda, por ejemplo, para pintar las paredes. No puede hacer modificaciones sin permiso, aunque pague usted mismo la reforma. Pida permiso por escrito.
  • De compensar al arrendador si causa algún daño en la vivienda.
  • De comunicar al arrendador posibles daños en la vivienda que son su responsabilidad. El arrendador, por ejemplo, es responsable de los elementos fijos de la vivienda y los materiales superficiales.
  • De comunicar al administrador de la finca posibles desperfectos, como fugas en los grifos.

Tiene usted derecho:

  • A vivir en la vivienda conforme a lo establecido en el contrato de alquiler. El arrendador solamente puede acudir a la vivienda en casos excepcionales, por ejemplo, para supervisar reparaciones en la vivienda o para enseñársela a posibles compradores. En ese caso, debe intentar acordar previamente con usted el momento oportuno.
  • A que se le comuniquen por escrito con antelación las subidas del alquiler. La comunicación debe incluir cuánto y a partir de cuándo sube el alquiler, así como la razón de la subida.
  • A que la rescisión del contrato de alquiler sea conforme a lo que dicta la ley.
  • A rescindir el contrato de alquiler si vivir en la vivienda es peligroso para la salud.
  • A realquilar parte de la vivienda a otra persona, siempre que hacerlo no cause perjuicio al arrendador.
  • A recibir con antelación aviso sobre reparaciones. Las reparaciones pequeñas se deben avisar con catorce (14) días de antelación, mientras que las grandes, con seis (6) meses. No obstante, las reparaciones urgentes pueden hacerse sin previo aviso. Si durante las reparaciones es difícil o imposible vivir en la vivienda, tiene usted derecho a rescindir el contrato de alquiler o a que le rebajen el alquiler. No obstante, debe siempre acordar esto último con el arrendador.

Encontrará más información en la página de InfoFinland Contrato de alquiler.

Derechos y obligaciones en una vivienda en propiedad

Como parte de la comunidad de propietarios, tiene usted la obligación:

  • De pagar a la comunidad de vecinos las cuotas de la comunidad y las de los posibles préstamos de la comunidad. Las cuotas de la comunidad de vecinos sirven para el mantenimiento de la finca, por ejemplo, la conservación del edificio y el patio comunitario.
  • De velar por que la vivienda propia se mantenga en buen estado.
  • De avisar por escrito con antelación al administrador o a la junta directiva de la comunidad de vecinos si va a realizar reformas que puedan afectar a la estructura del edificio, a los conductos del agua, a la impermeabilización, a los conductos eléctricos o al sistema de ventilación. Por ejemplo, siempre debe avisarse con antelación de una reforma del cuarto de baño.
  • De hacer las reformas que haga de tal manera que no cause perjuicios al edificio. En Finlandia existen disposiciones muy precisas, por ejemplo, sobre qué tipo de impermeabilización debe haber en los cuartos de baño.
  • De avisar a la comunidad de vecinos o a la administración; en la práctica lo más habitual es hacerlo en primer lugar a la empresa de mantenimiento del edificio, si en su vivienda hay algún desperfecto que corresponda reparar a la comunidad de vecinos.

Como parte de la comunidad de propietarios, tiene usted el derecho:

  • A administrar la vivienda de la que es propietario. Puede realizar reformas en el interior de su vivienda. Recuerde que las reformas no pueden afectar a la comunidad de vecinos ni a otros propietarios.
  • A alquilar la vivienda o una parte de esta a terceros.
  • A participar en las juntas de la comunidad de vecinos e influir en sus asuntos. Puede votar en las juntas y pedir que en ellas se trate algún asunto. La comunidad de vecinos debe velar por que las estructuras del edificio, los aislamientos, el sistema de calefacción, los conductos eléctricos, los conductos de agua y los patios comunitarios se mantengan en buen estado. En las juntas de la comunidad de vecinos se decide sobre las reparaciones en dichos elementos. En algunas comunidades de vecinos se decide compartir las responsabilidades de alguna otra manera. En ellas, está registrado por escrito qué responsabilidad corresponde a cada cual.